miércoles, 21 de febrero de 2018

Ricardo Infante. El invitado





Ricardo Infante (Girardot, Colombia, 1976) artista visual y escritor.

Su obra pictórica se ha expuesto en países como Francia, Dinamarca, España y Estados Unidos.
En el 2012, la obra de participación colectiva Bodegones para extraterrestres, fue seleccionada en Imagen Regional, evento que organiza El Banco de la República.

Como escritor ha sido invitado en tres oportunidades a las Jornadas Universitarias Internacionales de Lectura de Poesía Ciudad de Bogotá y en dos oportunidades al Festival Internacional de Poesía de Bogotá.

Libros de poemas:

Postales a lo made in chino (2012)
Aciclonamiento (2014)
Baladas de los poetas marginales del imperio (2017)
Rotos para cruzar piscinas (en proceso editorial)


Libros de cuentos:

Horror Vacuo (libro que saldrá en el 2018 publicado)


Novelas:

Taponazo (en proceso editorial)
Pasteles de yuca (en proceso editorial)

El fogón de mis Nonos (16 historias contemporáneas de la cocina tradicional santandereana) libro escrito por encargo de la Gobernación del Departamento de Santander, publicación bilingüe, 2017.


También ha sido merecedor de la beca de conversación Ciudad de Bogotá  en el 2014, y en el 2016 fue invitado por la Cátedra Unesco de la Universidad Nacional a hacer la apertura de la Semana de la Diversidad Cultural con la obra Aciclonamiento.  Merecedor de la residencia artística en "La Cuenca",  Pereira 2017, invitado al Primer Encuentro Internacional de Escritores Renacentro, Bogotá 2017.  Invitado al Encuentro Universal de Escritores Vuelven los Comuneros para su versión 2017 en el departamento de Santander, invitado por el Museo de Artes de Pereira a presentar su libro Baladas de los poetas marginales del imperio en el programa Proyecciones poéticas. Dirige la publicación independiente Orgía Encuadernada. Creador y director del Festival Internacional de Literatura y Afines de Girardot, FILAG 2017.


Ricardo Infante desgarra la rutina, mira dentro de ella y extrae su luz. Atraviesa oscuridades con una antorcha en alto quemando las alas invisibles del tiempo. 

El tiempo pasa volando, es un pájaro, un ser alado.
El poeta hurga en las cenizas.

Bienvenido poeta Ricardo Infante al espacio Claroscuro


POEMAS DE RICARDO INFANTE


Taller de latonería y pintura

La vida se nos va
envuelta en trapos sucios
empujada con gato hidráulico
y la máscara del sol ardiente
apretada con prensa entre los labios


Martillándonos el pellejo de lata
Abriéndonos el pecho
para lijar lo que nos queda de almas


Se vive triste aquí o algunas veces se vive alegre
Entre la jugarreta de cartas y la bebedera de cervezas
que como un trapo mojado
pasteriza las gargantas
que están al rojo vivo
por el soplete que levanta la piel
igual que soplar pintura vieja
en un cascarón de carro


Se vive triste aquí o se vive alegre
no hay más opciones
Después de un contrato
Después del pago
que parece no recompensar
los machucones en los dedos
donde contamos los días de la semana.

Del libro ACICLONAMIENTO



Ítaca 

Tan solo hemos vuelto hablar en sueños
Pero al despertarme
Aún pervive esa rara sensación
De que nací un día en un país que ella fundó
En lo más adentro de su cuerpo para que yo viviera
Y del cual hoy Soy
El exiliado de su amor.

Del libro POSTALES A LO MADE IN CHINO



Periferia 

Al borde de la locura todo es tan tranquilo
La soledad parece de segunda mano;
camisas en desuso,
zapatos rotos en la planta del pie,
una infancia fotografiada en sepia pobre
El mundo que no inventaste funciona a la perfección;
Lluvias corrosivas que inundan ciudades caóticas,
ministerios del crimen,
ollas del micro trafico,
casas de lenocinio,
residencias familiares,
veranos que resecan amores vacíos
como botellas secas y rotas
y resquebrajan piedras donde se calientan los lagartos, los sapos.


Los semáforos cambian en el tiempo que es debido;
los accidentes sonríen a la orden del sol,
a los transeúntes los atropella la mentira,
el odio, la falsedad de sus gobernantes.


Los titulares de los diarios son tan precisos describiendo
la realidad re inventada, renovada, al borde de la locura,
que parecen escritos por un poeta con éxito
y es ahí donde el borde se desborda
porque no hay poeta con éxito,
todos los poetas han fracasado,
renegado de tal engaño
y lo saben y lo sabemos
y su locura es llevada con dignidad.
la belleza menos sucia
yace en el fracaso de un poema y su poeta,
en el asombro que pocos encuentran
a lo más sencillo de sus versos
como a la ropa usada
y la soledad usada
raída por el desgaste de los días bellos
de los días perfectos
de los días que no existen
o se olvidan sin materia de reparo.


Al borde de la locura quisieras encontrar el botón
Que oprimiendo
lo destruya todo,
Pero en lugar de eso
está tu rostro
asomado ante un espejo...
Tu rostro humano y animal.
Ese del cual quieres olvidarte
o dejarlo abandonado a la merced
de cualquier brisa pasajera que lo refresque.

Del libro ROTOS PARA CRUZAR PISCINAS



El amor es un perro callejero

Si no fuera por esos bostezos
tan grandes que pego
donde casi me trago las noches
sin luna
creo que me convertiría en un poeta
de los que caminan en el aire sin llorar tanto su maldición

Viajando sobre ríos de vino
sin esa paz empalagosa
escribiendo poemas donde el Amor
es un perro callejero
Que va por ahí buscando comida
y un lugar donde descansar

Mientras se muerde las garrapatas o la sarna de la cola
rascándose el cuerpo con su pata trasera
tocando guitarra
cantando versos
al panorama del desastre cotidiano
observando

Echado en la estela de un cometa
que viaja por la corteza de un árbol de la galaxia
fundando su belleza imperial
que no afecta la gravedad
Ni el momento

Y sus hojas secas no caen
sino gravitan sonoras
como aullidos de perros sin hogar y sin ley
por todo el firmamento

Un poema lo puede manosear cualquier pelagatos
pero la poesía es otro cuento
reservado para suicidas o
para los que escriben haciendo equilibrio
en las postrimerías del hambre y la locura.

Me aburren los aullidos de los poetas que solo lloran
sin atreverse a caminar por el aire
pensando solo en la caída inevitable

Prefiero seguir marcando el territorio
Dice el perro
Con mis bombas a control remoto.

Del libro ROTOS PARA CRUZAR PISCINAS



                                                                                 Ricardo Infante


miércoles, 24 de enero de 2018

Héctor Cañón Hurtado. El invitado

La inmortalidad del hombre está en sus huellas. El alma del hombre son sus sueños. Por encima de la inmortalidad está la poesía, el universo mismo.

Bienvenido Héctor Cañón a Claroscuro.


*¿Quién es Héctor Cañón?

Si nos atenemos al sentido tradicional de la pregunta, resumiría que es comunicador y poeta, hijo de Luis y Luz Marina, un bogotano de 43 años sobreviviente del periodismo de medios corporativos que pervierte a la sociedad colombiana. Amante del fútbol y los chiles.  También un cuerpo que comienza a coquetear con la quietud y a pedirle prudencia a la mente. Si doy un paso más allá, es una búsqueda de alternativas para trascender los lugares comunes que no dejan satisfecho a ningún ser humano cuando se pregunta honestamente por su identidad.


*¿Para ti qué es poesía?

Parafraseando a Aldo Pellegrini, quien afirmó que es "todo aquello que le cierra la puerta a los imbéciles", diría que es "todo aquello que abre las puertas de la sensatez". Este es el tipo de preguntas imposibles al que, con el propósito de ser más eficaces a la hora de buscar respuestas, deberíamos acercarnos desde la negación. Poesía no es un género literario, no es una biblioteca babilónica, no es algo que se escribe para ganar premios, no es un don inaccesible para las multitudes, no es un lenguaje cifrado que acarrea sufrimiento o dignidad a quienes pretenden develarlo, no es un bocado cuyo sabor agridulce se pelean los miembros de una secta. Si pensamos en el Big Bang, podríamos decir que ni siquiera es un privilegio de la humanidad.


*¿Qué te motiva a escribir?

En el sentido negativo, es el miedo a las despedidas. Al voltear la página, es el deseo de justificar mi presencia en este lugar y en esta época. El amor, sin duda; motor de todo lo que le da, al mismo tiempo, profundidad y perspectiva a la condición humana.


*¿Cómo fue tu encuentro con la poesía?

Creo que fue uno de los primeros encuentros reales de mi vida. Desde niño empecé a sentirme afectado por el agua y el fuego, por las personas que me cruzaba, por las circunstancias, por lugares soñados y verdaderos a los que podía o no acceder con mi cuerpo, por la imaginación sana y por la corrupta. Enseguida vino la necesidad de darle vueltas, con un lápiz y una hoja en la mano, a esa sensación de ser tocado, e incluso devastado, por dichos encuentros. He tenido la suerte de tener siempre al alcance el alimento que, a pesar mío, me ha permitido mantener esa pulsión viva.


*¿Qué buscas en ella, qué has encontrado?

Como mencionaba me busco a mi mismo y a lo que me rodea: un punto esencial donde conectar con aquello que no logro entender aunque nos afectemos mutuamente. Lo único que he encontrado es la necesidad de seguir buscando.


*¿A dónde te ha llevado?

A un punto en el que, en contadas ocasiones, experimento el milagro de renunciar a darle vueltas a la misma manzana, a las historias trilladas, a la rueda del hámster. También me lleva a la silla y a la hoja en blanco, que a veces considero suficiente poesía.


*¿Hay alguna o algunas palabras con las que te identifiques?

Héctor. Cada vez que alguien la dice, incluso en momentos que no tienen nada que ver conmigo, volteo a mirar. Hay palabras, por otra parte, que me seducen. Están en constante renovación. En este momento podrían ser cántaro, alhelí, brújula.


*¿Por qué escribir poesía?

En mi caso no hay otro remedio para la soledad y la sensación de que esta experiencia de habitar un cuerpo y una identidad no tienen sentido alguno. Hacerlo es redención, alivio, deseo de libertad.


*Sino fuera la poesía el lenguaje elegido para sentir y expresar el mundo, la realidad, la intimidad. ¿Cuál sería ese otro lenguaje?

Como dije anteriormente, no considero que la poesía sea un género literario. Hay poesía en los universos animados e inanimados, en cada lenguaje con que el ser humano se ha aventurado a dejar testimonio de su paso por la tierra, en los instantes de comunicación perfecta. Sin embargo, creo que la fotografía, la meditación o algunas conversaciones con amigos causan efectos similares en mi que los poemas.


*¿Hacia dónde va la poesía?

¿Hacia donde vaya la humanidad?


El invitado



Héctor Cañón Hurtado

Bogotá, 1974. Poeta y comunicador. Se ha perdido en callejones y paisajes de América Latina y Medio Oriente con lápiz y papel en mano. Ganó el Premio Internacional de Poesía Paralelo Cero 2018. Fue finalista del concurso de cuento El Brasil de los Sueños 2008. Al año siguiente ocupó el segundo puesto en el Concurso de Periodismo Ambiental de Conservación Internacional con una crónica sobre pájaros en vía de extinción. Su texto "De primerísima mano" fue seleccionado en la antología de crónica bogotana (1986-2006), de la colección Libro al Viento. Es autor de los libros de crónica  "En la intimidad de sus bibliotecas" y "Hazañas colombianas" de Editorial Norma y de los poemarios "Los viajes de la luz" "Cuarteto Elemental" de El Ángel Editor. Algunos de sus poemas han sido traducidos al inglés, italiano y esloveno.



POEMAS DE HÉCTOR CAÑÓN

Selección de Cuarteto Elemental (ganador del Premio Internacional de Poesía Paralelo Cero 2018)

De Antes de las olas, el agua

HOJAS EN LA CORRIENTE

Hay planetas flotando en el río,
hay un río hablando de prisa
como si estuviéramos muriendo
y un hombre soñando la corriente
de su reflejo en el cielo.


Hay hojas en la corriente del río.
Hay también un hombre
                                       un río
y planetas en la corriente del hombre.


Hay un río soñando que es hombre
y un hombre flotando en la corriente.





De Al amparo de las hojas que agita el caminante

SÉPTIMA ESTACIÓN

Escribir la palabra cielo
no es más honorable que decirla.
Lo que me trajo hasta la cima
quedó a la vera de las cuestas.


Todo lo que es azul
intenta conmovernos
y lo que un caminante perdió
puede brindarle abrigo siempre.


Las huellas olvidan
los motivos de los pasos.
Al no ser voluptuosa,
el agua no pretende
saciar la sed de la cumbre.


En la altura,
los matices son brotes
que alumbran el abismo.



De El desvanecimiento del contorno

NO ES EL HAMBRE IMPLACABLE
devorando al jaguar
ni el cuerpo insistiendo en bañarse
una vez más en el mismo río.


No sucede el círculo de los siglos:
el hombre escribe la noche
y el aire la atraviesa sin hacer ruido.



De Los frutos de la ira prohibida

REPORTE MÉDICO

Padece usted la popular fiebre de creer ser una persona. Lo confirman sus exámenes de sangre y la más novedosa prueba de adn. Es nuestra obligación informarle que usted está enfermo del síndrome de su nombre. Es por eso que le duele la mirada, que en las noches solitarias siente frío y que olvida el día del santo de las personas a su alrededor. Pero no se preocupe, señor o señora Como Quiera que se Llame, dicha enfermedad no tiene más cura conocida que la muerte. Afuera, nuestros asistentes le entregarán las medicinas necesarias para que se acerque de manera indolora al desenlace. Si tiene alguna otra molestia, no dude en incomunicarse por una línea que no existe. Somos pioneros en la medicina sin remedios y estamos orgullosos de ser un asilo que no acepta enfermos. Aquí los doctores son pacientes.


                                                                                   Héctor Cañón Hurtado

lunes, 22 de enero de 2018

Alex Duván Cardozo Gómez. El invitado

En los poemas de Alex Cardozo se entrecruzan la animalidad y la humanidad. Podría decirse que su centro es la tierra y los seres que la habitan y la devoran. ¡Qué siente una cucaracha, un ratón o un zancudo? ¿Qué ven en nosotros, simples e imperfectos humanos?

La poesía de Alex nos coloca bajo la lupa. ¿Quién nos está observando?

Bienvenido poeta al espacio Claroscuro


*¿Quién es Alex Cardozo?

Es un poema con puntos suspensivos.


*¿Para ti qué es poesía?

La poesía es un arma. O como dice José María Zonta, es una herramienta para señalar la herida como primer paso para la curación. Y una necesidad vital para mí.


*¿Qué te motiva a escribir?

Los problemas. Ellos son mi mayor motivación para escribir. Es decir, escribo para solucionar problemas.


*¿Por qué escribir poesía?

Se escribe poesía para señalar la desigualdad, la pobreza, la deshumanización. Se escribe poesía para darle voz a los que siempre se la han negado. Pensemos en ese objeto que tenemos a toda hora en nuestra habitación: ¿qué dirá ese objeto sobre nosotros?,¿Qué sentirá ese objeto por nosotros?. La voz que le damos a ese objeto es la razón por la que se escribe poesía.


*¿Qué buscas y qué has encontrado?

Busco problemas y encuentro poemas. No creo en la poesía sin contenido, sin huella, sin mensaje. La poesía debe ser una fuente de preguntas, de problemas y más preguntas.


*¿Con qué palabra te identificas?

Me identifico con la palabra árbol.


*¿Cuáles son tus influencias poéticas?

Mis mayores influencias poéticas son: Horacio Benavides, Nelson Romero Guzmán, José María Zonta y Frank Báez.


* Si no fuera la poesía el lenguaje elegido para sentir y expresar el mundo, la realidad, la intimidad. ¿Cuál sería ese otro lenguaje?

De seguro el ser humano inventaría otro lenguaje. Pero yo no me vería sin poesía. El lenguaje poético es el que utilizo y lo seguiré cultivando para que no perezca.


*¿Qué opinión te merece la poesía que actualmente se escribe en Colombia?

En Colombia hay buenos poetas que escriben buena poesía. Hay poetas jóvenes que denuncian en sus poemas lo que ocurre en este territorio plagado por la incertidumbre. Hay poetas mayores que nos enseñan cómo denunciar con la imagen poética las heridas colombianas. El paso a seguir en la poesía colombiana es seguir apoyándola.


El invitado



Alex Cardozo (Ibagué, Colombia, 1989). Es Poeta, Profesional en Ciencias Sociales y especialista en Pedagogía por la Universidad del Tolima. Docente de sociales. Miembro del taller RELATA del Ministerio de Cultura de Colombia desde el 2015.Sus poemas han sido publicados en algunas antologías.


POEMAS DE ALEX CARDOZO



El ratón ahora come tildes

El ratón que habita mi casa, ahora come tildes. Su victima ha sido el poema que había colocado en la antigua mesa de mi biblioteca. No le bastó haber dejado los desperdicios de mis escritos la noche anterior. La piel de las palabras regadas por cada esquina de la biblioteca. Los trocitos de huesos de las letras que él había convertido en trampas puntiagudas, y que hicieron gritar mis pies toda la noche. Nada de esto llenó de satisfacción al ratón. Hoy que desperté por el ruido de las tildes chocando con los dientes del pequeño animal, he pasado horas pensando en un arma que lo destruya, y lo borre de mi biblioteca, de mi casa. Tal vez un poema sin tildes, o borrar las tildes de todos mis escritos, así se moriría de hambre. Pero he llegado a la conclusión: ¿qué otro animal me despertaría e la madrugada solo para parir un poema como este?


Serpiente

Marchas
hacia la vértebra del universo


Sientes
cuando la tierra se retuerce
ante el cobertizo de la muerte


No es veneno lo que llevas
es la savia de la tierra.



Árbol

El árbol es de nadie
La fruta es de nadie
La semilla es de la tierra
La noche está abierta


Agua dibuja años en el tallo
hojas escriben relatos en sus grietas


El árbol no tiene frontera.



Agua

Los hilos de sangre son agua
los hilos de la naturaleza son sangre
la fuerza camina sobre la hierba
los rayos se siembran en tierra


Agua baila en el aire de la vida
agua danza en los hilos de sangre


Los hilos son agua.



Cucaracha

Mi madre desempolva la escoba
para aniquilar a la cucaracha
pero solo consigue
decapitarla


-Parece un demonio-dice


Yo observo el cuerpo en movimiento
saltando desorientado
en busca de su inteligencia


De nuevo
la escoba golpea la figura degollada


Yo en silencio
Pienso
¿Ahora quién masticará los trocitos de mis versos en las sombras?




Zancudo

¿Qué pensará el zancudo
cuando agarrado de la pared
se queda observando
                        el murmullo
de nuestros cuerpos?


¿Y en qué idioma nos hablará
cuando se lanza a la aventura
de tocar a la puerta de nuestros oídos?


Será que nos advierte
que por nuestras venas
                  corren inevitables cementerios


Tal vez sea la razón por la que el zancudo muera
                   cuando nos pica
no porque lo derrotemos con nuestros trapos
sino porque somos su veneno.



                                                                                           Alex Cardozo


miércoles, 22 de noviembre de 2017

Javier Alvarado. Los poemas


Meditaciones en un bosque de Escocia 

                                                                             Seguiste las instrucciones para leer 
                                                                                                                         a los árboles
                                                                                                                                                    Ernesto Carrión

Abro estas rocas para estar despierto
Para imaginar que he colocado sobre este suelo cada
uno de sus árboles.
Hay dioses blancos y hay dioses más oscuros
Algo que el chubasco me ha permitido ver
Algo que no sucede y que sin embargo ocurre en mi
conciencia

Suelo derramarme sobre este campo como el
pequeño arroyo
Que en vez de morir se va a alimentar la charca
afiligranada de los patos,
Me subo a los troncos y las ramas levemente se
resquebrajan
Abro la fábula del cuervo y Edgar Allan Poe va
sucediendo
Sobre los bucles de Minerva.
Hay un esturión castrado
Y un ánfora de sol que destella copos de nieve;
Ese mundo irregular donde se abre el poema
Y la sombra se hace corpus,
Vino de la realidad para el deleite de otras
desapariciones
Un muchacho juega desde su puerto y empieza desde
siempre
A escupir las tempestades, otra chica más arriba
Es la que esparce el viento por la tierra
Ambos combinan el aguaviento que azota estos
lugares.

En este verano que parece invierno solía jugar con mi
caballo
Ornamentar mi silla de montar con los cascabeles de
mi patria
Perder el equilibrio en los telares acuosos de la nieve
El vino que se derrama y va aletargando las alquerías
Las sastrerías del agua que susurran sus verdades a
los troncos
A los hábitos de los ascetas y de quienes viven en el
monte
Vegetando entre las oscuras estepas que huelen a
pino recién cortado
Imaginándome que puedo permanecer como un hilo
de estrella
Donde va colgando el pergamino de la araña
Esa sacudida de los peces y de los mares que se van
abriendo
Hacia la conquista de ese otro mundo, donde no hay
palabras
Y poseemos malos hábitos, eso de amar con un lirio
resplandeciente
Con un guijarro empalmado que se abre hasta
dominar el cristal de la semilla
Asistir a los oficios nocturnales y seguir al Buen Pastor
en su domingo
Por la siesta de los cereales y el pan
En cada paso del corcel que se retira
Entre calles asfaltadas por las corolas de las flores.
Termino por creer que hay una estatua rota
O un arenque saliendo de la endurecida lengua.
Hay fitoplánctones y pirañas en nuestro estomago
Lunas quebradizas que cuelgan de las orejas
Y una luz color de ámbar que destilan los cestos
olvidados de manzanas.



El fotoálbum

Me pongo a mirar las fotos al fondo
Donde se erige el álbum de la nada
Mujeres antiguas con vestimentas
Que hoy se apolillan en baúles de caoba,
Caballeros de sombrero y corbata que van y vienen
A una boda que siempre asisten.
Los abuelos que se fueron de uno en uno
Hasta desperdigar sus genes y la sangre de sus hijos.
Leonardo con su ropa caqui deambulando
Con su caballo colorado
Por un potrero de maderamen y ceniza,
Lucila con su pollera o pedaleando la máquina de coser
Motivando la aguja que ha de coser los trajes
Inolvidables del invierno,
Marcaria la loca que busca el refugio materno
De las aguas,
Celestino con su sombrero ensimismado
Y el rostro de la vejez tan denso
Como arboladuras animales,
Ahora Reyes que se ha ido
Dejando una blanca cola de estrellas
Y un perfume perpetuo.
La tierra se los tragó como el trabajo
Como el agua de la lluvia, el pan y el sacrificio
Hoy ojeo estas fotos y me persigue
El canto de un gallo fantasma.
Todos los recuerdos están como un guijarro
En la palma de la mano,
Como una oración de un desconocido detrás del muro.
Todas las abuelas me dan sus bendiciones.
Hay algo que busco y se ensombrece.
Es mi foto de muerto, que tarde o temprano, se ha de iluminar.



El cerezo de la noche

Cuando alguien despierte bajo el cerezo de la noche
renunciaremos entonces a todas las palabras
porque habrán infiernos sin estaciones
y ruidos de sapos declamando bajo el agua.

En ese mes no lloverá
pues los ángeles han partido cargados de rocío
rumbo al estercolero
a buscar los maizales y el arco soñoliento de los terneros rotos,
la sal apostólica de los animales que amamos
sin el viento renunciado
que todos pedían callar.

Y entraremos desnudos casa por casa
a buscar el abrigo del agua
o el pájaro gravitante del café
pues los cuervos de cristal
han roído la imagen absolutoria de las cosas.

Y se borrarán los campos y ciudades
con la rueda nocturnal de los caminos.
Mi madre me leerá un cuento de hadas
y la sirvienta apagará la vela
como a un fruto verde al cual le robarán la castidad.

Y no será nadie quien te llamaba
una primera o última vez desvanecida;
las muchachas perseguirán la cola tiritada de los gansos.
Entonces anochecerá
y no despertaré luego
con algún cuerpo que creí haber amado.




Recuerdo de Matachín

Matachín reverbera bajo las aguas
Con su voz ahorcada y su dialecto
Con su rostro de músico y sus dedos embadurnados  por
                                                                                           azogue;
Es una franja de tierra que no puedo olvidar. No la ignoro
Y la acaricio,
La huelo como el primer milagro
Que brotó tras el diluvio
Con sus hojas graduales.
Cierro mis puños y los abro tratando de bracear
Sobre este lago
La vendimia del dolor;
Las letras paganas que compusieron su bitácora de viaje;
Sus maletas llenas de suicidios, y de muertes.
De auroras y de pueblos perdidos

Matachín regresa a mis salomas
Como una constelación que se recoge,
Como una estrellaq calcada,
Como un grito hechizado a la intemperie.

Aún albergo las ansias de montarme en tren,
De seguir los caminos y los rieles,
Los campos donde se disemina la faena
Donde está Uh Mei con su loto,
Con su estanque de páginas muertas.

Me apresuro a llegar hasta la iglesia de La Línea
Donde la campana sigue tañendo
A pesar del peso salobre de las aguas, me apresuro
A dar cuerda a un gran reloj que sigue andando
Nadie sabe la razón, la hora ni el por qué;
En sus péndulos veo parpadear un mundo
Con su cola de tucán, con sus páramos ausentes.

En Matachín hay una estación. Móntate.
Algún día llegaremos a la eternidad
En lomo de tren. Aquí yacen los chinos dormidos
Con sus colores y canciones.   El tren inició
Con los colores del suicidio.  Ahora todo es el sabor
Del olvido con su locomotora
Y su hierro oxidado.

Móntate.
Algún día llegaremos a la eternidad
En lomo de tren.



                                                                                         
Julie Wohryzek

                                                                                                           Vida y lino lo mismo ata la hebra.
                                                                                                                                                               ...
                                                                                                           Una mujer en el silencio cose, cose, cose...
                                                                                                                         
                                                                                                                                                           Luis Vidales

Prohibido amar a una costurera. El apellido no se puede colocar sobre una tela y evitar que se traspongan alfileres. Ese es el destino doloroso de la costura ante la belleza: tantas perforaciones para dar paso a la rigidez, a las coronaciones del color. Hoy sobrevivo en mi escritura como si fuese un pájaro vegetado en el invierno, un puente desbarrancado hacia el Mar Negro o hacia el Báltico donde reposan las almas de los ahogados. No hay vacío para la guerra, no hay torpedos ni balas que atraviesen la rosa enemiga. Soy un niño con manos de jardinero, las tijeras de su taller han dejado sobre el suelo mis cabellos y estrategias de navegar junto a usted en una barca en medio de una proa de inocentes. Recorte estas nociones de escribir y cósalas a una capa para recorrer todas las calles de Europa, todas las veredas de América, los mercados de Asia, los puertos de Australia y en el África quedarme en una aldea con su humilde paja y su eterno fogón incrustado en el suelo. Así la veo en su cuarto de costura, de nube en nube, de páramo en páramo, decapitando en su cortar mis ansiedades en la tela. Un hombre en la algarabía escribe, escribe, escribe; una mujer en el silencio cose, cose, cose. En un hospital de tuberculosos, una costurera y un escritor, tosen, tosen, tosen. Ambos han sido desahuciados en el examen de esputo. Nos apresuramos a amar, nos apresuramos a coser y a  escribir. Una tijera y una tela y muchas cuartillas, no tienen la aprobación de un padre. Una mujer baja según su oficio. En mi máquina de escribir ya todos duermen, en mi lecho ya todo se congela. 



Renovación de cédula

ante las situaciones kafkianas...

Cada uno se va como puede
unos con el pecho entreabierto,
otros con una sola mano,
unos con la cédula de identidad en el bolsillo

Roberto Juarroz



Hoy he tenido miedo de mi identidad.
Ha expirado mi cédula.
No estoy aquí subiendo este piso,
No estoy allá consumiendo esta escalera;
Cada ser con su paso, cada ser con su pose,
Cada uno con sus kilos, en su peso
Donde no haya fuego ante su propia voz,
La propia voz, una revolución, un manuscrito.

Hacer filas inmensas
Para renovar tu vejez en la foto.
Llenar mis datos, volver al nacimiento
Y al dolor parturiento de mi madre.
Gatear y caminar sobre papeles
Burócratas.
Una fecha exacta para la entrega, para volver a plasmar
Las huellas, comprobar solicitud
Y dar fe de vida o dar fe de muerte
Como si alguien se despidiera en medio de la luz, al otro lado.

Unos se van con su espejo,
Otros se van con su perro,
Otros se van sin su pensión con un sello en la frente,
Otros con su nacionalidad y cédula de extranjería,
Aquellos con una carta rasgada antes de tiempo.
Otros se van sin escribir su mejor obra,
Otros se apresuran a tomar talleres literarios y a dejar anaqueles llenos de letra innecesaria,
Insisten en dejar un libro detrás del árbol o detrás del hijo.
Mejor no se apresuren a nada.
En ese lapso de tiempo, ningún banco o trámite aceptan
De que estás ahí, es ese lapso de la otorgación no existes, mientras
Alguien vive, alguien escribe, alguien rompe papeles, alguien renueva su cédula,
Alguien se equivoca escogiendo a un diputado, a un alcalde, a un presidente,
Alguien asegura que todo ha caducado.


                                                                                           
                                                                               Javier Alvarado

Javier Alvarado. La entrevista


La palabra poética inaugura mundos, vidas, la palabra poética fluye entre arrullos, pasa de alma en alma, anida las ventanas iluminadas.

Bienvenido poeta Javier Alvarado al espacio Claroscuro.


 *¿Quién es Javier Alvarado?

Mis libros, mis poemas.


*¿Cuál es tu definición de poesía?

No tengo una definición para la poesía, para mí es una necesidad vital, algo necesario que justifica mi vivencia y mis días.


*¿Cómo fue tu encuentro con la poesía?

Mi encuentro con la poesía fue a través de la declamación. Daba mi voz a otros poetas, después quise dar palabras a lo que sentía. Escribía versitos en la escuela primaria. En secundaria encontré a una profesora que me orientó y después ocurre la muerte de mi abuela y la poesía fluyó como una necesidad.


*¿Qué representa en tu vida?

Lo representa todo. Me veo como un poeta. No me visualizo de otra forma.


*La poesía crea y forma valores. ¿Cuál debe ser el enfoque de la poesía en las aulas, cómo acercarla a niños y jóvenes?

La poesía debe llegar a niños y jóvenes leída, no tanto declamada como en mis tiempos. Hay que sensibilizar a través de ella. Publicaciones infantiles, en los periódicos, en los medios televisivos. Hay que tomar esos espacios.


*¿Hacia dónde va la poesía?

Hoy día hay muchas propuestas literarias y estéticas. Para mí debe seguir el camino de la belleza y la sensibilidad.


*Por último, háblanos un poco de tu experiencia en el I Encuentro Internacional de Poetas "Germán Cardona Cruz", celebrado recientemente en la ciudad de Tuluá en Colombia.

Para mí ha sido de los encuentros de poesía más hermosos en los que he estado. Poetas de diversas geografías logramos una armonía maravillosa. Fue muy productivo y fuimos una familia durante todos los días del festival. Celebrar los 150 años de la publicación de María fue increíble. Gracias a Omar Ortiz y a su equipo por una experiencia inolvidable.


El invitado.




Javier Alvarado (Santiago de Veraguas, Panamá, 1982). Es poeta y Licenciado en Lengua y Literatura Españolas por la Universidad de Panamá. Colabora con publicaciones de su país y del exterior. Forma parte de antologías latinoamericanas.

Ha obtenido numerosos premios, entre ellos, el Premio Nacional de Poesía Joven de Panamá Gustavo Batista Cedeño (2000, 2004, 2007 y 2014), el Premio de Poesía Pablo Neruda (2004), el Premio de Poesía Stella Sierra (2007), el Premio Centroamericano de Literatura Rogelio Sinán (2011), el Premio Internacional de Poesía Nicolás Guillén (2012), el Premio Internacional de Poesía Rubén Darío de Nicaragua (2013), el Premio Medardo Ángel Silva (2014), el Premio Nacional de Poesía Ricardo Miró (2015), recibió Mención de Honor del Premio Literario Casa de las Américas de Cuba (2010).

Publicaciones:

Tiempos de vida y muerte (2001)

Caminos Errabundos y otras Ciudades (2002)

Poemas para caminar bajo un paraguas (2003)

Aquí, todo tu cuerpo escrito (2005)

Por ti no pasa nunca el tiempo (y otros poemas al espejo) (2005)

No me cubre de edad la primavera (2008)

Soy mi desconocido (2008)

Carta Natal al País de los Locos (Mención de Honor Premio Literario Casa de las Américas de Cuba 2010)

Ojos Parlantes para estaciones de ceguera (2011)

Balada de ovejas para un pastor de huesos (Premio Centroamericano de Literatura Rogelio Sinán 2011)

Viaje solar de un tren hacia la noche de Matachín (Premio Internacional de Poesía Nicolás Guillén 2012)

El mar que me habita (Premio Internacional de Poesía Rubén Darío, Nicaragua, 2013)

La vida en mi plato de pobre (2015)



viernes, 10 de noviembre de 2017

Conrado Alzate Valencia. Los poemas


Cuatro poemas sobre El Olvido


El olvido

Siempre he pensado que los más humildes
e inocentes de esta tierra, son los seres
amados y recordados en mundos más sutiles.

Tal vez el alma y los ojos tristes del olvidado
son los lugares íntimos y reservados,
donde espigan las promesas radiantes del cielo.

Para unos el olvido es distancia y silencio,
para otros es el más terrible de los castigos.
Pero el olvido sólo existe en el corazón humano.





A propósito del olvido

                                                                            "...el olvido es la única venganza y único perdón"
                                                                                                                      Jorge Luis Borges

Nacemos y perdemos el contacto con lo divino.
Ya no pensamos en el poder que nos sacó
de nuestra verdadera patria y nos trajo a este plano.

Olvidamos el antiguo idioma de los Dioses,
los caminos ígneos de la sangre las voces
y los otros que fuimos en siglos anteriores.

Olvidamos el poder que escribió nuestro destino,
el primer cántaro de luz que nos bebimos
y las claves que nos da el ángel de los sueños.

Olvidamos, o creemos haber olvidado, pero todo
está ahí, esperando una nueva exploración.
El olvido es una disculpa para deshabitar el mundo.





Soliloquio del olvido

Soy voraz como los agujeros negros.
Me he tragado continentes antiguos
y legendarios como la Atlántida.
He devorado estrellas, civilizaciones,
Dioses, faraones, reyes y demonios.
En mis sótanos de bruma también
yacen la vanidad, los amores, los odios,
la espada y la sangre de los héroes.
Algunos me comparan con la muerte,
pero en realidad no me parezco a ella:
soy más pavoroso y más oscuro;
por eso, los sedientos de gloria
me temen tanto como a los crótalos.
Soy omisión, negligencia y cesación. 




Escrito desde el olvido

Todavía suelo cantar con emoción el ángel de amor
que iluminó mi humilde cuna, las viejas letanías,
el altar de piedra y los dioses de mis antepasados.
Yo escribo desde la sangre y la desmemoria humana. 

Lo que otros olvidan yo lo nombro con frecuencia
para que no caiga en las trampas oscuras de la muerte.
Donde no se ve nada, yo percibo los seres y las cosas
que un día tiramos o que dejamos ir de nuestra mente.

Ya no busquéis más las palabras y las huellas de Cristo
donde no están, buscadlas en el agua de los riachuelos 
y en los espíritus del viento que barrieron los caminos.
Bajo las ruinas del olvido aún resplandecen los tesoros.



                                                                       Conrado Alzate Valencia 

Conrado Alzate Valencia. La entrevista

La poesía justifica la existencia. ¿Qué sería el hombre sin Dios? ¿Qué sería Dios sin la poesía?¿Para qué el cielo si no existieran aves? ¿Para qué la vida si no hubiera recuerdos?

Sin poesía: ¡para qué lo demás?

Bienvenido Conrado Alzate al espacio Claroscuro


*¿Quién es Conrado Alzate Valencia?

Básicamente soy un lector voraz, tallerista de arte, promotor de lectura, editor a ratos y escritor de muchas horas, autor de: Canción de Ahasverus, Sílabas humanas, Escrito en el viento: versos de amor y desamor, Memoria de la sangre, Apología de los dragones (dos ediciones), Cantos para anunciar la luz: (antología personal), Poemas ecológicos, Celebración de las cosas, entre otros libros de poesía y ensayo. También soy Fundador del Taller de Poesía "Carlos Héctor Trejos Reyes", y del Festival Nacional de Poesía de Amor y Desamor, ambos eventos culturales de Riosucio. Asimismo soy Director del Nocturno Poético "Palabras en el Bosque" y Codirector de la Colección de Poesía "Tulio Bayer" de Manizales.

Y más aún, desde mi poesía podría decir que:

 "No sé quién soy ni de donde vengo.
   Sólo sé que soy un caminante en llamas, 
   un Judio Errante que vaga por el mundo 
buscando su origen en las alturas"
                                          
                                                                                                ( Caminante en llamas).


*¿Cuál es tu definición de poesía?

Cada poeta tiene su propia definición. Para Hölderlin por ejemplo, y según Alejandra Pizarnik "...la poesía es un juego peligroso"; para Lorca: "La poesía es algo que anda por las calles, que se mueve, que pasa por nuestro lado"; para Luis Cardoza y Aragón: "La poesía es la única prueba concreta de la existencia del hombre"; para Octavio Paz: "Poesía es creación, acto libre" y para Borges: "La poesía es un hecho mágico, misterioso, inexplicable, aunque no comprensible".

Yo pienso que poesía entre otras cosas es brújula esplendente, bálsamo, conjuro, amuleto, belleza, misterio, magia, sencillez y brevedad. No hablé de la inspiración porque no creo mucho en ella, aunque Platón con claridad de percepción expresa que: " Hasta el momento de la inspiración todo hombre es impotente para hacer versos y pronunciar oráculos". Estoy seguro que para el poeta y el artista en general no solamente es fundamental el entusiasmo creador, sino otros elementos como la psicología, la observación, la intuición, la imaginación y el dominio del lenguaje. La experiencia también cuenta.


*¿Cómo fue tu encuentro con la poesía?

Este encuentro se lo debo a la palabra dulce de mi abuelo paterno, quien en todo momento iluminó mi niñez con sus historias fantásticas, y a mis profesores de primaria, quienes me enseñaron poetas colombianos como Rafael Pombo, Ricardo Nieto, Eduardo Castillo, Julio Florez, José Asunción Silva, Guillermo Valencia, Porfirio Barba Jacob, Eduardo Carranza y Carlos Castro Saavedra. Luego los profesores de bachillerato me presentaron los autores latinoamericanos, los europeos y los clásicos, quienes me llenaron de asombro y despertaron mi sensibilidad artística. Igualmente se lo debo al corazón que me empujó a escribir sencillas cartas y versos de amor. Es decir que mi deseo de comunicación con mis noviecitas, me dictaron los primeros poemas. Yo llegué pues, a la poesía por los caminos ingenuos del amor.


*¿Para qué la poesía?

"Sé que la poesía es indispensable, pero no sabría decir para qué", manifiesta Jean Cocteau; esta es una expresión certísima porque casi todos entienden que la poesía es necesaria, pero pocos saben para que sirve. Tal vez sirva para vivir en medio de necesidades y en constante ebullición anímica o para enaltecer la pureza del lenguaje o para cantar las maravillas del mundo como lo hacen los pájaros matutinos y vesperales o para conjurar los poderes oscuros y enigmáticos de la muerte o simplemente para escapar de los poderes temibles del olvido.


*¿Cómo defines tu voz poética?

No tengo por cierto que la persona indicada para hablar de su obra sea el autor; son los lectores y los críticos literarios, quienes aprueban o desaprueban un escritor. Aunque a veces los críticos se equivocan. En un texto que Lorca le dedica a Gerardo Diego, puntualiza: " En mis conferencias he hablado a veces de la Poesía, pero de lo único que no puedo hablar es de mi poesía". Mi creación lírica tiene varios interpretes: Roberto Vélez Correa, César Montoya Ocampo, Carlos Arboleda González, Jorge Eliecer Zapata Bonilla, Juan Felipe Robledo, Hernando Guerra Tovar, Ramón Cote Baraibar, Nadin Marmolejo Sevilla, Juan Carlos Acevedo Ramos y Gabriel Arturo Castro.

Roberto Vélez Correa, por ejemplo escribe: " Poesía de tradición borgiana que alude al pasado literario donde convergen las figuras claves de las letras universales. Rica en motivos intertextuales, se convierten en homenaje a los héroes de la palabra y son traídos a la mesa del poeta con admiración".

Gabriel Arturo Castro,  señala: "... en la voz lírica de Conrado Alzate Valencia domina la expresión de una poesía meditada, trascendente, llena de vigor, color, tono y calidez"

Y Ramón Cote Baraibar y Juan Felipe Robledo indican con liberaridad mental: "Tono poético sostenido de principio a fin, con un tratamiento de los temas que aborda de manera delicada, armónica y sensitiva, logrando un tono personal y único en cada uno de ellos. El autor demuestra un conocimiento del universo reflexivo y sensible que permite la escritura de poesía y hay un acertado ejercicio de creación de mitologías, que le dan autonomía y rotundidad a los poemas..." Y más adelante agregan: " A su vez crea un mundo original rico en matices y signado por apreciaciones sólidas que consigue asombrar y seducir al lector".


*¿Qué consejo le darías a las personas que descubren la poesía y que ven en ella una forma de expresión y de existencia?

El consejo es simple: trabajar incansablemente sin esperar los efímeros aplausos de la gloria; la palabra es generosa en grado superlativo y cuando uno menos lo piensa ella le abre todas las puertas del éxito. El oficio del creador debe ser vocacional y permanente hasta alcanzar una voz única, que no se parezca a nadie.

Otra advertencia que podría parecer una metáfora es asir fuerte la poesía, recorrer con amor sus luminosos huertos, saborear sus frutos lentamente y construir casa en ella. Esto nos pone de cara a la vida y de espaldas a la muerte.


*¿Hacia dónde va la poesía?

La lengua de los dioses como la llaman algunos es abridora de caminos, siempre está a la vanguardia. Ella no decrece, decrecen los pueblos. "El cansancio de una sociedad no implica necesariamente la extinción de las artes ni provoca el silencio del poeta. Más bien es posible que ocurra lo contrario: suscita la aparición de poetas y obras solitarias", refiere sabiamente Octavio Paz en Lenguaje y poema. En consecuencia la poesía siempre va adelante y hacia arriba.


El invitado


Conrado Alzate Valencia, Caldas, Colombia. Poeta, Ensayista, Gestor cultural, Tallerista de arte y Editor. Miembro del movimiento Poetas del Mundo, de la Red de Escritores Latinoamericanos y de la Unión Hispanoamericana de Escritores. Además es Vicepresidente de la Corporación Centro de Escritores de Caldas.

Publicaciones:

Paraísos inexistentes (2000)

Canción de Ahasverus (2000)

Escrito en el viento: versos de amor y desamor (2004)

Sílabas humanas (2004)

Memoria de la sangre (2006)

Apología de los dragones (dos ediciones; 2007 y 2008)

Cantos para anunciar la luz: antología personal (Colección "50 poetas colombianos y una antología", 2010)

Poemas ecológicos (2012)

Apenas voy para las cosas (Colección de Poesía "Tulio Bayer", 2013)

Cartografía poética: ensayos breves sobre la obra literaria de Conrado Alzate Valencia (2014)

José Tobías Trejos Trejos: un poeta olvidado de Caldas (Colección Cumanday Narrativa, 2015)

Sus textos han sido publicados en Hipsipila: Revista Cultural de la Universidad de Caldas; Juegos Florales: Revista de Literatura del Centro de Escritores de Manizales; Revista Mefisto; Luna Nueva; Boletín Cultural y Bibliográfico del Banco de la República; Revista Cuatrotablas; Revista La Urraka; Barbarie Ilustrada; La Avispa (Mar del Plata, Argentina).

Ha dado a conocer su obra en periódicos, suplementos literarios y páginas electrónicas de Colombia, Perú, Chile, Argentina, México y España. Además ha sido incluido en el Diccionario de autores caldenses: una apuesta por la identidad, de Fabio Vélez Correa y Poetas Siglo XXI: antología de poesía mundial, de Fernando Sabido Sánchez.