jueves, 19 de octubre de 2017

Ivonne Gordon. Los poemas

De: Colibríes en el exilio (1997)

La vida y la clara del huevo se baten 

en el camino de tu cuerpo
donde acaba el susurro del día, la duda, y el ir y venir
de la oficina
donde acaba el cansancio y el tedio
de la alcancia
donde empieza las ganas de vivir
en tu pecho en medio de los vellos de un dulce vegetal
tu sexo oscuro y fuerte
como cruz que marca el camino
de explorar
y que marca
el centro del mundo
tu sexo como sal negra
y olivos del tiempo
perverso en la lucha
de girar el cielo
de embrujar el vahido
y de entrar a los crisoles de la vida y la muerte
tu sexo
besaré
hasta que tenso
dirija la fuente del misterio.



La astilla se mete

en el dedo meñique
por las calles llenas de nubes de olor
a la locura de los pies descalzos
a la fritada recosida en manteca
a las hojas de maíz ahumadas
con el pelo del silencio
y quieres volver
otra vez
y vuelves
y cada vez que lo haces
esas calles huelen a orines del recuerdo
a tripa mishki de alguien que estuvo allí
y dejó su huella en la esquina rociada
en el pavimento en el agua
que gotea
y los olores que se confunden con el humo diesel
y te metes aunque sea
a empujones
y encuentras que la astilla
se ha encaramado.


De: Barro blasfemo (2010)

Con cautela

Con cautela
se mete dentro de sí misma
y busca
calladamente el sonido del corazón.
En el camino lleno de raíces
mastica semillas de girasol.
Se da la vuelta
dentro de su piel
y encuentra el brazo.
Con sosiego
se arrodilla
como si estuviera en medio de la niebla
extiende la pierna de atrás
dobla la rodilla de adelante
y sin pensarlo más
se vuelve paloma.


La pose de loto

La pose de loto
te entrega en el desayuno
el mundo que palpita.
Así te sientes al cepillarte los dientes,
porque cepillarse es un acto delicado.
Como decir lluvia,
llueve
llueve incesantemente,
te cepillas con pasta de dientes que promete blanquear
las manchas del café
te cepillas con una espuma blanca.
Mientras ves en el espejo un río lleno e peces.
Ha llegado el momento de recapacitar
como decir vagar
vaga
vagas incesantemente,
porque no eres el abrigo de lana que cuelga en el ropero,
ni eres las zapatillas de ballet escondidas en una esquina,
ni eres el viaje de un bisonte lleno de espanto.
Eres una miga de pan
atrapada en una muela.
Eres el ruido de la lluvia,
que cae a media noche.
Eres el agua que borbotea
en la fuente a la entrada de la casa.
Eres como decir lluvia
llueve.


                                                                                        Ivonne Gordon

Ivonne Gordon. La entrevista

Los poetas tienen el poder de convocar el tiempo, materializarlo, volverlo recuerdo, aroma, flor, distancia, unidad, pliegue. Lluvia.


Bienvenida Ivonne Gordon al espacio Claroscuro. 


*¿Quién es Ivonne Gordon?

Es palabra, es silencio, es frontera, es lengua que vuela a deshoras cuando cae la tarde. Traspasa puertas, escucha detrás de la ventana la caída de la lluvia, y se enamora de los pájaros. Su identidad recae en la falta de muchos nombres, es la que juega con la alquimia del lenguaje para vivir la memoria del porvenir.


*¿Qué es poesía?

Es un quehacer que se asemeja al acto de nacer, donde la creación es la esencia misma. Es dar luz a aquello que se esconde entre las sombras de diferentes realidades. Es hacer estallar en aullidos los arquetipos para traspasar los limites de la razón. Es una forma de hallarse en el mundo para descubrir y descubrirnos. Es una forma de recuperar la memoria y obligarnos a trabajar las palabras para que la lluvia caiga mientras nace el poema. Es un continuo caminar por el vacío carente de tiempo mientras se escucha el silencio que se esconde entre las alas de los pájaros.


*¿Cómo fue tu encuentro con la poesía?

Fue cuando conocí el mar por primera vez, cuando me enfrenté a esa belleza infinita, supe que desde ese día en adelante, que ese lugar sería el principio de la poesía. Era una niña, pero supe que mi inocencia y asombro ante la belleza era infinita, y de esa manera la poesía me encontró a mí.


*¿Cómo ha sido el camino de la poesía ecuatoriana?

La poesía ecuatoriana tiene grandes voces en las diferentes generaciones, como un Dávila Andrade, un Carrera Andrade que son grandes voces de la literatura universal. La poesía ecuatoriana siempre se está gestando, se está creando. Hay diversas voces, multifacéticas, que están haciendo de la poesía ecuatoriana una verdadera presencia en el ámbito internacional.


*¿Qué representa en tu vida?

En mi vida, representa todo. Es mi aire, es el fuego debajo de la piel que me incita a todo. Es la esencia de la vida misma. A través de la poesía  recupero el lenguaje arcano que ya estaba allí desde mucho antes de mi existencia.  Es el motor de mi ser.


*¿Por qué creer en la poesía?

Porque la poesía es la matriz del conocimiento, la poesía es la única verdad que nos conduce al descubrimiento de quiénes somos, y nos lleva a retroceder al estado donde recuperamos la otra memoria.


*¿Cómo es tu voz poética?

Es el eco de lo divino, es el silbido de las magas y de los duendes. Es un grito acallado del plexo solar.


*¿Hacia dónde va la poesía?

No va hacia ningún sitio porque la poesía es todo. Por eso hay tantas manifestaciones de asombro hacia esa verdad en todas las voces que hacen eco de ese canto en el planeta. Los poetas nos reconocemos en otros poetas cuando sentimos esa pluma de ángel rozar nuestro espíritu. La poesía no tiene tiempo. Claro que los académicos como yo siempre tratamos de ubicar a los poetas dentro de una generación y movimiento literario, porque de cierta manera es útil para estudiarla. Pero de una forma más amplia, su resonancia tiene una vida propia, de otro tiempo.


*Y por último, háblanos un poco de tu experiencia en el I Encuentro Internacional de Poetas "Germán Cardona Cruz" celebrado recientemente en la ciudad de Tuluá en Colombia.

Fue un encuentro para encontrarnos, lleno de fraternidad, nuevas amistades, reencuentros y de buena poesía. Fue un deleite escuchar a los otros poetas, oírte en ellos, estrechar lazos que se abrazan a través de un árbol. Gestar tantas semillas en el Valle del Cauca fue una experiencia mágica. La organización y cariño de Omar Ortiz y su equipo, hizo que Tuluá entrara en nosotros. Para mí fue como un sueño en el cual soñé a poetas que me soñaban en medio de la exuberancia de los plantíos de caña. Quedé marcada por esa experiencia. Es exquisito relacionarse con otros poetas que se tiene tanto en común y establecer nexos que durarán hasta siempre.
La lectura en los colegios fue maravillosa, y ahora una de las estudiantes es mi amiga, como dije, fue un Encuentro para encontrarnos a todo nivel. En uno de mis próximos libros que saldrá en España tengo dos poemas de Tuluá, Colombia. Ahí queda plasmada la experiencia de Tuluá para todos. Fue un encuentro para reencontrarnos y para seguir con ese gusto en la piel.



La invitada





Ivonne Gordon (Carrera Andrade), nació en Quito, Ecuador. Es poeta, ensayista, traductora y crítica literaria. 

Entre sus publicaciones de libros de poesía se incluye:

Danza inoportuna (Antología 2016)
Meditar de sirenas (2014, chile, 2013, Suecia)
Barro blasfemo (2010)
Manzanilla de insomnio (2002)
Colibríes en el exilio (1997)
Nuestrario (1987)

Tiene un doctorado en literatura latinoamericana y teoría literaria. Ejerce como Profesora Titular de Literatura y Cultura Latinoamericana en la Universidad de Redlands en California. Ha publicado su poesía en revistas de Estados Unidos, Ecuador, México, Canadá, Polonia, Colombia, Chile, Nicaragua, República Dominicana, Suecia, España y Ghana. 

Ha sido incluida en antologías poéticas en Estados Unidos, España, India, Uzbekistán, Ecuador, y Alemania. Entre las antologías que más se destacan, es Human Rights Literature, ed. Marjorie Agosín, Yale U Press.

Es estudiosa y crítica de Gabriela Mistral .

Ha sido traducida al inglés, belga, polaco, griego y rumano. 

Entre sus distinciones recibió el Premio Jorge Carrera Andrade.

Ha sido invitada en varias ocasiones a leer en la Biblioteca del Congreso de Los Estados Unidos  y su voz ha sido grabada en dicha institución; finalista del Premio Internacional de Poesía Francisco de Aldana; nominada mejor poeta de Latinoamérica en el Festival Internacional de Rumanía; finalista del Premio Paralelo Cero; y finalista del Premio Extraordinario Casa de las Américas

viernes, 13 de octubre de 2017

Humberto José Avilés Bermúdez. Los poemas

Poética de la simpleza 


Esencial

Verbo y sombra
luz de silencio
alumbra palabra.


El hombre al margen
de la genética
palabra es.


Pronunciada o escrita
en esencia directa
proporcional a humanidad
de quien la vive

23 de febrero del 2012




Abrileña

Desmarcado del tiempo
sin metáforas,
amarillo florece Abril.


Capricho verbal
Iniciático...
Sonora libertad,
huella de sol,
sorbo de luz!

18 de enero de 2011



Oficios

La simpleza como un diario que no escribe nadie
y sin embargo es
nos habita casi opaca en la sombra
de lo no dicho ni tampoco escrito.
Este glorioso impulso redentor que la palabra es
como medida propia de uno mismo
cuando se trabaja el arte
para que algún día incierto
llegue a ser oficio y entonces
hombre sea!
¡La palabra es el hombre!
Rotunda simpleza que dice basta
rompe silencio y rasga tinieblas
como racha de luz incrustada
en el tiempo eternamente nuevo
que siempre es mañana
pasto del pasado ya el presente
y vuelto a ser!
Simple reflexión de mediodía
en el intervalo de sombra
que la luz de mi palabra
bebe para que yo sea.

6 de junio del 2011



Posadas del aire

I

Pregunto por la brevedad
de tus manos
y me responde la edad
de tus besos


     II

     Un pie de perfil
     custodia el umbral de tu cuerpo
     varado entre deslumbre y
     asombramiento.
     Llueve con brevedad
     casi temor...
     lo claro de tu risa irrumpe
     cantarín del agua que cae
     mientras muele tiempo
     la tarde.




III

Golpe de sombra,
luz de noche
para descubrirte otra.

Colgás de mí
cual poema,
aire al fin
de verso que vuela.

Esboza respuestas
tu boca plena
de amanecer.

Somos esta tibia
melancolía ,
la de reconocernos
sin saber cuan nuestro
es el mismo paraíso.


IV

¿Quién me quita
colombiana luz
aposentada en el mirar?

Acaso respuesta
desde brevedad
de manos
como si beso fuese
de paradisíaco aliento.

El amor
cual renovada luz
en poesía crece.



                                                                    Humberto Avilés Bermúdez
                                                                    Valle del Cauca, Colombia
                                                                    Agosto y septiembre, 2017




Humberto José Avilés Bermúdez. La entrevista

Cuando se nombra la poesía, se invoca el suave viento que roza las ventanas, el canto del agua, la humilde luz. Las cosas sencillas que nos abrazan y enternecen.

Bienvenido Humberto al espacio Claroscuro.


 *¿Quién es Humberto Avilés?

Un buscador de simplezas.


*¿Para ti, qué es la poesía?

Es Luz, cuyo resplandor me nace poeta en cada destello, y poesía en el poema.


*¿Por qué escribir poesía?

Así canta mi silencio sus luces y sombras, mientras la escribo.


*¿Qué buscas en ella, qué has encontrado?

Luz que ciega oscuridades y nos redime como artesanos de la palabra en el oficio del poeta.


*¿A dónde te ha llevado?

A posar en el aire, propio y compartido, necesarios para crecer en amor. Eso es vivir.


*¿Con qué palabra te identificas?

Con Abril, amarilla como luz, como sol...Abril soy yo...
es mes, es poema que no cesa, preludio de lluvia en el trópico donde nací. Abrílear es plenitud vital.


*¿Qué opinión te merece la poesía que actualmente se escribe en tu país?

Que Nicaragua y su historia son un poema siempre por escribir.


*¿Hacia dónde va la poesía?

Al silencio del verbo para volar y ser luz del aire, descifrar sus enigmas y desatarlos repartidos en la obra poética de cada quien...
porque, no hay nada ni nadie que viva sin poesía.

Humberto Avilés Bermúdez
Septiembre-Octubre 2017. Después de Tuluá y su porción del paraíso.


El invitado


Humberto Avilés Bermúdez, Granada, Nicaragua. 1953.
Licenciado en Derecho por las Universidades de Salamanca y Málaga, España. Doctorado en la especialidad de Derecho Constitucional, Universidad Complutense de Madrid, España. 

Obra poética:

Perfil del olvido. Antología (1976-2012) Foro Nicaragüense de Cultura, 2013.

Estigmas de silencio. (1971-1976). Editorial Amarante, Salamanca, España, febrero 2014. Segunda edición Editorial Amerrisque, Managua, Nicaragua, diciembre 2015.

Poética de la simpleza (2010-2013). Editorial Amarante, Salamanca, España, mayo 2014. Segunda edición Editorial Amerrisque, Managua, Nicaragua, diciembre 2015.

Escritos de la sirena (2013-2016). Foro Nicaragüense de Cultura-Asamblea Nacional, diciembre 2016.

Obtuvo Primer premio en el Octavo Concurso de Poesía Universidad de Navarra, España, 1979, por el poemario Hipótesis del amor.


martes, 10 de octubre de 2017

Francisco Trejo. Los poemas

Petición al amante

Encuéntrame en los hoteles.
Ocúltame en ti.
Ven a llorar conmigo lo irreparable del mundo.

Las lágrimas, son estos tiempos,
el ansioso mar
             que siempre busca otras orillas.



El agrio
Madre yo te perdono el haberme traído al mundo
aunque el mundo no me reconcilie contigo
Raúl Gómez Jattin

Cuando la gente me aplaude un poema, pienso en ti,
en tu fragua ternural que dio forma a la estatua de mi vida.


Helénica madre, madre Elena, nací crucificado de tus huesos
y te duelen los clavos que perforan mi carne forastera.


Unida a mí, siamés de mis angustias,
eres surtidor
y yo el agua que cae tristísima de gotas.


Cuando la gente me humilla, rememoro tu vientre:
ingenuo árbol del fruto, limón que soy
- condenado como todo en la vida,
                                           
                                                a ser mordido.




Reconcilio del agua

Padres,
perdonen el oficio de verterme a cántaros.

No puede el agua tolerar la sed por mucho tiempo
como la que invadió nuestro hogar
durante los años de palabra incultivable.

Entiendan hoy al hijo lluvia que optó por el mutismo
y después de su niñez desarrolló un estero
en la hondura de su alma

                             para que otros beban de él.



Una idea sobre la ausencia de dios

Para Beatriz Camacho

La compasión de Dios me resulta dolorosa
como el mutismo del que canta para no colgarse de la higuera
y fingir ser miel adentro
                                    del oscuro de su vida.


Caer es natural:
cae la lluvia y la placenta que abrazan las crías de los cerdos,
cae la vida
como cayó la gata que enterré, trémulo, en el jardín de las caléndulas.


Cae despacio el peso de mi congoja
porque sé que sin caer en mi tumba
he caído
en el hueco de soledad que lleva
el nombre desgastado de mi especie.


Y sé que Dios no está más entre nosotros,
porque todo creador,
después de descubrir la joroba de su alma en su poesía,
se angustia y se da un tiro - es natural -
o vive en el engaño del aplauso para siempre.


                                                                                      Francisco Trejo

Francisco Trejo. La entrevista

Transformar por medio del lenguaje el tiempo y el espacio, la condición humana, la realidad percibida a través de los sentidos. Hurgar en las entrañas del vacío y encontrar la belleza que yace detrás de todas las cosas.

Bienvenido poeta Francisco Trejo al espacio Claroscuro.


*¿Quién es Francisco Trejo?

Es una pregunta muy compleja que no he terminado de responderme, porque cada intento de respuesta funciona como la semilla de otra respuesta diferente. El lenguaje es poco estambre para tejer una respuesta de igual magnitud que esta interrogante. Pero existe la poesía para retorcer un poco el lenguaje y tratar de dar sentido a un hecho, como al fenómeno de haber nacido y existir, de ser algo en este preciso instante. Metafóricamente, podría decir que Francisco Trejo es un hombre que está en el mundo y, como un marsupial, vino a nacer de su confuso nacimiento.


*¿Qué te motiva a escribir?

Me motiva la capacidad humana de manipular, a conveniencia, un aspecto tan primario como lo es el lenguaje. Saber que existen múltiples discursos para explicar el mundo y sus fenómenos, me motiva a visitar al que considero el discurso más natural y vetusto: la poesía. Cuando escribo un poema, me gusta pensar en el hecho de que no estoy construyendo algo único y singular, sin precedentes, sino que forma parte de algo más grande, de una tradición que se regenera cada que se evoca una palabra y sus posibles significados.


*¿Por qué elegiste la poesía?

Porque cierto es que todo el lenguaje, que nos apropiamos desde que hablamos por primera vez, es poesía. La poesía está, como una perla, en lo profundo de todas las cosas que han sido nombradas; está cubierta por la coraza del tiempo y el espacio; se vuelca y viaja, pero siempre mantiene su esencia: se conserva intacta en su centro y es eterna, late desde la primera vez que fue enunciada. La labor del poeta es abrir, con sus propias herramientas que le ha dado la experiencia, la concha sujeta a la oscuridad de las aguas, mostrar el brillo de la perla y ensortijarla en el mundo para que otros la utilicen en su vida diaria; pues el hombre, con la poesía, se casa con el mundo, se entrega a sus faenas y amanece, siempre amanece y sigue por su día. "¿Qué soy?", se pregunta el hombre y se duele, pero mira hacia atrás, hacia su casa, y viene a su mente un centello, el pequeño cuchillo de luz que es la poesía, el rayo de su perla; con él corta la cuerda tensada de su incertidumbre, mira la noche y se dice, tal vez: "soy la noche y atrás de mí está el sol que ha de recibirme, en la caída, con el alba". Elegí la poesía porque es como el agua que siempre llena el vaso que soy en mi soledad de hombre incompleto. Con la poesía, siempre se podrá decir algo abierto con las cosas del mundo.


*¿A dónde te ha llevado la poesía?

La poesía, me parece, no me ha llevado a ninguna parte, pero me ha acercado a otros seres humanos con una sensibilidad semejante a la mía. Y la posibilidad de un interlocutor es de lo más interesante, y de lo más valioso, que he podido encontrar en este universo literario. Con esto quiero decir que toda ambición de un poeta es sentirse menos solo.


*¿Qué te ha dado la poesía?

Como decía en la primera pregunta... La poesía me concede reingresar a la vida y a la historia, a mi manera de sentir y de convivir con la Naturaleza; es decir, me permite renacer de manera constante en lo que escribo.


*¿Hay un espíritu o tono característico en lo que escribes?

Me parece que es un espíritu insatisfecho - no sé si decir atormentado - que se manifiesta de diversas formas. Unas veces está erguido, irónico, con la cara hacia el cielo, sacando escorpiones, tábanos o rosas de sus bolsillos; otras veces está melancólico, sentado en una silla, lamentándose por tener ojos y mirar con temor las acrobacias del mundo sin dioses y sin héroes, con monstruos mitológicos y plagas irreversibles. Es un espíritu que va de lo reflexivo a lo elegiaco y pocas veces busca lo célebre.


*¿Si no fuera la poesía el lenguaje elegido para sentir y expresar el mundo, la realidad y la intimidad, cuál sería ese otro lenguaje?

Ese otro lenguaje sería el silencio, acaso lo más próximo al discurso poético colmado de grietas y cavidades donde asoma sus crestas la poesía.


*¿Hacia dónde va la poesía?

La poesía no va hacina ningún lado. La poesía ya está en el porvenir, expandida, quizá, de la misma forma que lo está en el pasado y el presente. Si acaso, la poesía no hace más que palpitar, unas veces con mayor intensidad, otras con un ritmo apenas perceptible por los tiempos. Pero no va hacia ninguna parte: ya nos precede y nos rebasa, es del tamaño del hombre que la muestra y es el tiempo en absoluto.


El invitado




Francisco Trejo, Ciudad de México, 1987.
Estudió Licenciatura en Creación Literaria en la Universidad Autónoma de México, en Ciudad de México e hizo la Especialización en Literatura Mexicana del siglo XX en la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco.

Publicaciones:

Rosaleda (2012), obtuvo mención honorífica en el Premio de Literatura Joven Max Rojas

La cobija de Ares (2013) obtuvo mención honorífica en el Primer Premio Nacional de Poesía José Emilio Pacheco.

En el año 2012 recibió el Premio Nacional de Novela y Poesía Ignacio Manuel Altamirano  con su obra El tábano canta en los hoteles. Ese mismo año obtuvo una mención honorífica en el concurso 43 de la revista Punto de Partida de la Universidad Nacional Autónoma de México. En el año 2013 ganó el segundo lugar en el Premio Nacional de Poesía José Emilio Pacheco de la Universidad Veracruzana. Parte de su obra se encuentra incluida en la Antología general de la poesía mexicana. Poesía del México actual. De la segunda mitad del siglo XX a nuestros días (2014)
La voz alucinada (2014)

Ha participado en diferentes encuentros de poesía tanto nacionales como internacionales. 



miércoles, 4 de octubre de 2017

Araceli Mancilla Zayas. Los poemas

Dos poemas de Budapest

                                                                                     
                                                                                                                                   Para Andrea Imrei

Crescencia 

Salgo del agua que brota de la fuente a 74 grados de temperatura. Mi desnudez espanta a un grupo de ancianos; asan liebres bajo la luna. Soy tan alta que advierten mi presencia desde la isla Margarita. Atravieso la llanura. Un olor a  amapolas despierta la oscuridad del campo. Me coloco detrás de mi conde Széchenyi. Él medita a la orilla del río sentado sobre su abrigo de martas cibelinas. Mira hacia Pest. Desearía estar ahí desde hace una semana. Las cadenas del puente que le abrirá el paso hacia su destino serán también las de sus lágrimas. Voltea a verme y me observa satisfecho: represento bien su deseo. Dos de sus guardias me levantan. Hace un siglo ocupo en el balneario este sitio de honor.


Gül Baba

En su rosedal daba ocho giros Gül Baba: por la paz, la bondad, el silencio, la oración, el canto, la risa, la calma y la verdad. Desde la rama, el cuervo, su amigo, lo observaba: un día posado en el granado; otro, en la parra. Y Gül Baba cada tarde la misma petición hacía entre las rosas al terminar su danza:
"joya preciosa, verdad mía: descansa"



El pequeño buda de la piedra del sol

Era sólo un encargo
pero
los empleados
de aquella tienda
en Agra
donde lo hallaron
para mí
no lo sabían
y mi interés tampoco
pues lo busqué
lo busqué
lo busqué
en cada zoco y bazar
durante aquel viaje a
la India
como si fuese un amor
al cual rescatar
de un abandono irreparable
brillaba y su leve
sonrisa era reconfortante
después de largas caminatas
y pensamientos
sobre las hogueras en el Ganges
de explicaciones sobre por qué
no carga flores
el cortejo fúnebre de los niños
después de perdernos
en el barrio islámico
de Varanasi
sin que
ah
gracias de Alá
aquellos hombres
acostumbrados a las burkas
los que cerraron sus comercios
al vernos llegar
se enfurecieran más todavía
lo saqué de su caja
lo puse entre mi ropa
lo tomé entre mis manos
para observarlo resplandecer
luego
al dormir mis compañeras
cansadas de buscar telas
y regatear en las rosadas calles
de Jaipur
"eres mío, mío, mío..."
dije en susurros
sin poder desprenderme
así
hasta la hora del regreso
lo puse en la repisa
como a un santo
y el objeto más hermoso
que he tenido
me miraba
me miraba
me miraba
...
de modo que,
finalmente,
lo entregué.




La liquidez del mundo

                                                                                                 A la memoria de Marie Claire Figueroa-Fischer

Despiertas
y algo se desgaja.
Te levantas a ver la luz:
no te lastima,
no es castigo o indiferencia acompañada.
Es liquidez que alimenta al mundo;
arcaísmo de estrellas en tus ojos
cuando alguien amado
entra en aquel deslumbramiento
donde toda confusión pierde el espíritu,
donde el único ser es el mirar.


                                                                                    Araceli Mancilla Zayas